1.200.000 en la calle: 25 de octubre, 2019

La marcha convocada para el viernes 25 de octubre de 2019 en Santiago fue algo sin precedentes en el Chile post-1990. Según cifras oficiales publicadas en la prensa y por el gobierno (1, 2, 3, 4), 1.200.000 personas se congregaron en el centro de la ciudad para protestar contra la desigualdad, el sistema previsional, las alzas del transporte, los problemas del sistema de salud, la privatización de los servicios básicos, la precarización de la vida y los numerosos reportes de violaciones a los derechos humanos que han emergido desde el inicio de la crisis sociopolítica que afecta al país.

En el momento de mayor aglomeración de gente, a columna de personas se iniciaba a la altura de Manuel Montt y se extendía hasta los alrededores de la Estación Central. Es decir, cerca de 6 kilómetros de largo.

El otro elemento destacable de la manifestación fue lo pacífico de ésta. En Plaza Italia no hubo prácticamente enfrentamientos durante la totalidad de la marcha, hecho que fue destacado por los medios de comunicación e incluso por personeros de gobierno.

Por otro lado, la transversalidad de sectores sociales participantes de la marcha, demandando el retiro de las fuerzas armadas de las calles, la conformación de una asamblea constituyente para reformar la Constitución Política de 1980 y la eliminación y reforma de leyes “que vayan contra el pueblo” (5), se reflejó en la presencia de jóvenes, adultos, barras de equipos de fútbol, organizaciones sociales, sindicatos, y otros actores colectivos. Al mismo tiempo, se destacó la ausencia de representantes de partidos políticos en la marcha. Salvo por algunas banderas de Revolución Democrática (partido del Frente Amplio) y del partido comunista, no hubo ningún tipo de representación formal de actores políticos institucionales en la manifestación

La masividad de la convocatoria, que se repitió en la gran mayoría de las ciudades del país, hizo que al día siguiente el presidente Piñera anunciara un cambio en su gabinete, la suspensión del toque de queda en la Región Metropolitana y en otras ciudades del país y la finalización del Estado de Emergencia el día domingo. No obstante estas medidas probarían ser insuficientes ya que el día lunes 28 se reactivarían las protestas masivas y los disturbios -al menos en Santiago- tras un fin de semana de relativa “calma”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *